BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




lunes, 23 de mayo de 2016

EL DON DE TEMOR DE DIOS Tomado del libro: LA BRISA DEL SEGUNDO PENTECOSTÉS

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

EL DON DE TEMOR DE DIOS

Tomado del libro: LA BRISA DEL SEGUNDO PENTECOSTÉS
Escrito por: Bernabé Nwoye

CAPÍTULO IV
EL DON DE TEMOR DE DIOS

(Para ser leído el sábado, a las 12:00 del día, durante la vigilia de los “Tres Días de Espera, antes del Domingo de Pentecostés).
INTRODUCCIÓN:
Temor de Dios: El don de Temor de Dios es ese temor infantil que hace que sintamos más temor de desagradar a Dios, que sufrir una desgracia, y por consiguiente, nos hace huir del pecado como el mayor mal. Existen dos clases de temor: el temor de un sirviente, y el temor de un niño. El temor infantil a Dios, es el más noble y bello de ambos, ya que urge al alma a evitar el menor pecado, a fin de no desagradar a Dios, el mejor y más amigable Padre del Cielo. Los Santos estuvieron animados por el amor y el temor infantil hacia el Padre Celestial, y estaban dispuestos a morir, antes que quebrantar la santa ley de Dios por el pecado voluntario.
Lectura/Meditación:
Eclesiástico 34, 13-17 y Lucas 12, 4-7.

El Don de Temor de Dios
Meditación de Alexis Riaud – L’Action du Saint-Esprit dans nos ames

“Cuando se menciona el Don de Temor de Dios, estaríamos tentados a considerarlo como un don inferior a los otros. ¿Acaso no dice el Apóstol San Juan, que el amor perfecto echa fuera todo temor?”
“Eso, sin embargo, es un error. El temor del que habla el amado discípulo, y que el perfecto amor excluye, no tiene nada que ver con el temor de Dios del que hablamos ahora (S.T.2-2q 19.a9). Veamos cuál es la naturaleza del don, y esto nos hará capaces de entender mejor el importante papel que este don tiene en nuestra vida espiritual.”
“El don de temor de Dios, como el don de Piedad, de acuerdo a Santo Tomás, viene del don de la Sabiduría, algo así como su manifestación externa (S.T. 2-2, q 45.a 1ad 3).”
“Es una disposición sobrenatural del alma, que nos hace experimentar como instintivamente, y bajo la moción del Espíritu Santo, un inmenso respeto por la Divina Majestad, y una complacencia ilimitada en Su bondad, junto con un vivo horror hacia todo aquello que pudiera ofender en lo más mínimo a un Padre tan bueno, Quien es tan misericordioso y digno de ser amado.”
“Santa Teresa de Ávila nos dice que lo que es predominante en un alma animada por ese don —y Teresa aprendió esto por experiencia propia— es el temor de ofender a Dios nuestro Señor, y un ardiente deseo de cumplir Su Voluntad en todas las cosas; y ésta es una gracia por la que tal alma pide constantemente. Es por esto que tal alma está dispuesta a sufrir mil veces la muerte, antes que desagradar al Padre Celestial cometiendo el más pequeño pecado venial deliberadamente, ni aún la más pequeña imperfección voluntaria.”
“Esto nos muestra claramente, que el temor filial, el cual es movido por el don de Temor de Dios, no es contrario al perfecto amor, como en el caso del temor servil. Por el contrario, el Temor que mencionamos como don, es un efecto del más tierno amor.”
“Es por esto que no debería asombrarnos, cuando nos enteramos que el Corazón de Jesús estaba lleno de ese Espíritu de Temor desde los primeros años. Y Nuestro Salvador mismo, en la sinagoga de Nazaret, aplicó la profecía de Isaías a sí Mismo, después de que leyera estas palabras: ‘y Él será lleno del Espíritu de Temor del Señor’ (Isaías 11, 3).”
“Fue también bajo la influencia del mismo Espíritu de Temor filial, que María pronunció su fiat (que se haga) el día de la Anunciación y Encarnación, y como San José, se sometió enteramente a las órdenes del Ángel para marchar al exilio, y más tarde regresar a Palestina a pesar de los peligros que podrían amenazar al Divino Niño.”
“El temor filial del Señor, de acuerdo con la Sagrada Escritura, lejos de ser meramente el principio, como lo es el temor de los juicios y castigos divinos, es en realidad su plenitud y corona: “la plenitud de la sabiduría es temer a Dios... la corona de la sabiduría es el Temor de Dios...’ (Eclesiástico 1,12-20). Lejos de ser una fuente de problemas y ansiedad, el temor filial de Dios, es lo que nos llena de paz.”
“Por lo tanto, debemos darle prioridad, porque presupone la perfecta caridad, de aquí también todos los otros dones: ‘nada es mejor que el temor del Señor’ (Eclesiástico 23, 37). El temor del Señor es ‘como un paraíso de bendición’. (Eclesiástico 40, 28).”
“Nuestro Divino Salvador, que se hizo hombre por nosotros, nunca tuvo que temer ofender a Dios. ¿Tampoco los Ángeles y Santos, que ahora disfrutan la Visión beatífica? Si el don del temor a Dios se les atribuye a ellos, esto sólo significa que tienen un inmenso respeto por la Divina Majestad, y un muy ardiente deseo de actuar siempre en conformidad con los mínimos deseos del Padre.”
“El discípulo amado recuerda muchas palabras de Nuestro Señor, que expresan esa clase de temor: ‘Yo hago siempre lo que a Él le agrada’. (Juan 8, 29). ‘(Padre) te he glorificado en la tierra, cumpliendo la obra que me habías encargado’. (Juan 17, 4).”
“Nosotros, a diferencia de Cristo y de los santos del Cielo, somos aún tentados a pecar y podemos caer en el pecado. Santiago (3, 2), inspirado por el Espíritu Santo dice: ‘in multis ofendimus omnes!’ o ‘¡todos nosotros cometemos muchos errores!’ Y aunque hayamos progresado en el camino de la perfección, permanecemos débiles, y si Dios no nos sostuviera, podríamos prontamente caer muy abajo”.
“Así, aún si algunos de nosotros estuviéramos muy avanzados en el camino de la santidad, es necesario perseverar siempre en un saludable temor de lo que podríamos hacer debido a nuestra debilidad.”
“Al mismo tiempo, sin embargo, este temor debe estar acompañado por una profunda confianza filial en Dios, y una fe sin límites en la fidelidad de Dios para sostenernos. Dios, la fuente de toda gracia, nos ha llamado para compartir Su eterna gloria en Cristo Jesús, y Él llevará a cabo y perfeccionará en nosotros la obra que inició por su bondad misericordiosa, tal como escribe San Pedro (1 Pedro 5, 10) ‘El Dios que es pura bondad los ha llamado para compartir con Cristo su eterna gloria, y después de que sufran un poco, los hará perfectos, firmes y fuertes...’ Y descansando únicamente en la Misericordia Divina y no en nuestros propios poderes, se nos permitirá sentirnos confiados que alcanzaremos llegar al Cielo.”
“Santa Teresa de Ávila (Castillo Interior, 3ª morada) escribe: ‘A pesar de la santidad de nuestra Orden, no crean estar en (perfecta) seguridad. No confíen en el hecho que están enclaustradas, de que viven una vida austera, que están constantemente ocupadas en las cosas de Dios, ni que se ejercitan en la oración, ni en estar separadas de las cosas de la tierra, ni en tener horror de dichas cosas. Todo eso es bueno... pero no es suficiente para hacerlas sentirse perfectamente seguras. Más bien recuerden y repitan a menudo este versículo: ‘Bendito el hombre que teme al Señor; bendito el que teme al Señor.”
“Y un poco más adelante, hablando de las almas que tienen la bendición de la oración continua y el recogimiento interior, ella recomienda que eviten las ocasiones de ofender a Dios, y he aquí la razón que da: ‘Porque el demonio está mucho más empeñado en hacer daño a un alma favorecida, que a un gran número de almas que no tienen esas gracias; porque las almas privilegiadas pueden hacerle mucho daño (al demonio), atrayendo otras almas al camino de la perfección… es por esto que tales almas privilegiadas están enzarzadas en muchas batallas, y si ellas sucumben, algo que siempre puede ser posible (y es sabido que esto les ha pasado a varias personas) ellas caerán mucho más bajo que otros en sus malos caminos’” (Castillo Interior, 4ª Morada).
“La experiencia nos ha comprobado cuán ciertas son las palabras de la Santa, a quien la Iglesia ha proclamado Doctora de la Iglesia.”
“La función del Don del Temor de Dios, es precisamente, prevenir al alma respecto al peligro de tales deserciones. Este don inspira una humilde desconfianza de sí mismo, y siempre nos urge a un más grande celo por el servicio a Dios, y fidelidad aun en los más pequeños detalles.”
“Oh Jesús, escribe Santa Teresa de Lisieux, ‘llévame Contigo, antes de permitir que manche mi alma cometiendo voluntariamente la más pequeña falta.”
“Su amor por Dios era tan grande que no quería ser intencionalmente infiel por nada en el mundo que le fuera ofrecido. Ella no necesitaba una orden formal. Un deseo, cualquier señal (de una superiora) era suficiente. Ella quería llevar a cabo, con prontitud y amor, todos, aun los más pequeños deseos de su Padre Celestial.”
“¡Bendito el hombre que teme al Señor! Espíritu Santo, Espíritu Divino de Luz y Amor, yo te consagro mi intelecto, mi voluntad, mi corazón, todo mi ser, en el tiempo y en la eternidad.”
“Que mi intelecto sea siempre dócil a todas Tus inspiraciones y a las enseñanzas de la Santa Iglesia Católica, cuyo infalible Guía eres Tú. Que mi voluntad esté siempre en unísono con la Divina Voluntad. Que mi corazón esté siempre inflamado por el amor a Dios y a mi prójimo. Que mi vida entera sea una fiel imitación de la vida y las virtudes de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Quien junto con el Padre y Contigo reciban por siempre todo honor y toda gloria.”

Oraciones de Intercesión.

Don de Temor de Dios 
  1. Por los líderes de la Iglesia: Oremos por el don del Santo Temor de Dios entre los líderes de la Santa Iglesia: Espíritu Divino, derrama Tu don del santo temor sobre nuestro Papa, nuestros Obispos y todo el clero. Que ellos guíen la Iglesia con temblor y amor. Te rogamos, Espíritu Santo.
  1. Por los pecadores habituales: Oremos por el don del Santo Temor de Dios, para los pecadores habituales que han perdido el sentido del pecado. Oh Espíritu de Amor, llena sus corazones con el santo temor, para que rechacen todo mal por Jesús, que murió por sus pecados. Te rogamos, Espíritu Santo.
  1. Por los que están viviendo momentos difíciles: Toma posesión de los corazones de los fieles con Tu don del santo temor de Dios, ¡oh, Divino Espíritu de Dios! Que descubran Tu presencia en ellos, y permanezcan fieles a Sus llamados, aún en el tiempo más difícil de sus vidas. Te rogamos, Espíritu Santo.
  1. Por los asesinos: ¡Oh, Divino Espíritu de Dios!, vence en todos los corazones el mal que quiere acabar con la vida humana. Que el don del Santo Temor de Dios, derrita los corazones de piedra de los terroristas y asesinos. Que ellos reconozcan el valor de la vida. Te rogamos, Espíritu Santo.
  1. Por todos los fieles que esperan: Ven, ¡oh, Espíritu de Dios! ¡Ven! Tus hijos te esperan. Ven con Tu don del Santo Temor de Dios. Toma posesión de todos los corazones que están esperando aquí. Ilumina los corazones de Tus siervos con el don del Santo Temor de Dios. Que este don nos guíe en todo tiempo y en todas las cosas. Te rogamos, Espíritu Santo.
Oración final (por el sacerdote):
Ven, ¡oh, bendito Espíritu del Santo temor de Dios!, ilumina los corazones para que rechacen todo mal por Tu amor y por temor de ofenderte por ese mismo amor. Esto Te lo pedimos en el Nombre de Jesucristo, Nuestro Señor, que vive y reina Contigo y el Padre, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.
________________________
Fuente: http://preciousblood95international.com/
Todos los Mensajes de Bernabé Nwoye publicados en este sitio:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/bernabe-nwoye/

3 comentarios:

  1. escuche un video reciente de un rabino judio donde dice que el septimo shemita o el super shemita, inicio en septiembre de 2015 y terminara en septiembre de 2016, y que antes que termine esa fecha puede iniciar guerra masiva en medio oriente involucrando a israel y puede caer la economia a nivel mundial. tambien en mensaje reciente de Jesus, nos dice que en dias medio oriente estara en crisis de guerras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano que pena me das, tan hermosa reflexión sobre este Don de Espíritu Santo y tu solo piensas en desgracias....creo que en esta página la mayoría están obsecionados con el Fin de los Tiempos, que sin duda es inminente, pero ustedes solo viven para estar buscando fechas, señales y eventos catastróficos. Bendiciones hermano y disculpame no es mi afán ofender solo quisiera que abrieran los ojos, Satanás nos quiere tener bien ocupados en estas cosas sensacionalistas para que descuidemos nuestra verdadera espiritualidad y así alejarnos de del verdadero camino.

      Eliminar
  2. no crean que va a pasar algo el 31 de mayo, pues no hay nada segun los instrumentos de Dios.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-