BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




domingo, 3 de julio de 2016

MENSAJE AL INSTRUMENTO EMANUEL DE JESUS

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
22 de junio de 2016

Jesús:
¿Hijito?

El instrumento:

Mi Divino Jesús, he aquí al hijo de tu esclava.



Jesús:
Pequeño, hoy aprenderás sobre el Sacerdocio, un Ministerio-Sacramento. 
El Sacerdocio de la Nueva Alianza me ofrece como Sacrificio vivo en el Altar. Ya no es el sacrificio de la antigua alianza con el sacerdocio del antiguo pueblo, sino que el Sacerdocio de la Nueva Alianza, firmada y sellada con Mi Preciosa Sangre, es un Sacramento de Mi Amor para Mi Esposa, Mi Iglesia, Mi Pueblo. 

El Sacerdocio es el Sacramento del sacrificio y del servicio. Cada hombre que escuchó Mi llamado y respondió “fiat” a mi invitación, recibe Mi Santo Espíritu y con Él, la autoridad para actuar en Mi Nombre y servir a Mi Pueblo “in persona Christi”. 

Las manos ungidas de mis sacerdotes han sido consagradas para hacerme presente en el altar y ofrecerme al Eterno Abba por las almas. El sacerdote en el altar deja de ser para ser verdaderamente Yo actuando y entregándome en sacrificio a Mi Padre. 

Este hermoso Sacramento tan amado por Mí, es un Sacramento de servicio y de entrega; de cruz y oblación, de amor y reparación. Sacerdote y Eucaristía es la unión mística de cada alma sacerdotal porque sin sacerdote no habría Eucaristía y sin Eucaristía.. ¿de que se sustentaría Mi Iglesia? Hijo, este Sacramento nace de Mi Iglesia especialmente para la Eucaristía. 

Ora por los sacerdotes para que aprecien y valoren este Ministerio-Sacramento que comparto con ellos.
Te amo y te bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Ave María purísima, sin pecado concebida.



Paz y Bien

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
23 de junio de 2016

El Sacramento del Matrimonio

Jesús:
Pequeño, anda escribe.
Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a la que nuestro Abba le ha dado como esposa (cfr. Gn 2, 29). Pequeño, el Sacramento del Matrimonio es una unión de dos corazones que se unen para amarse y amando, ser colaboradores con la obra creadora de Mi Padre: “Creced y multiplicaos” (Gn 1, 28).

Esta unión es entre el varón y la mujer, la obra perfecta de Mi Padre, ya que el ser humano ha sido la única creatura hecha a imagen y semejanza Nuestra. El hombre es la única creatura que ha sido llamada y escogida por Mi Padre para tener una vocación a la unidad perfecta con Dios, unidad perfecta que se vivía en el Edén antes del pecado (cfr. Gn 8, 27). Esta unidad fue rota por la desgracia del pecado y los hombres prefirieron usar la voluntad humana que vivir la Voluntad Divina.

Pero Mi Padre, que es Amor y Misericordia, lento a la Ira y rico en Clemencia (cfr, Num. 14, 18), quiso que la vida del hombre se dignificara y santificara y que las generaciones fueran Pueblo Santo, Pueblo que ha sido redimido por Mí en la Santa Cruz.

El Sacramento del Matrimonio es un Sacramento de Amor para dignificar la descendencia del hombre, y que la familia sea la imagen (reflejada en el mundo) de la Santísima Trinidad. De las almas unidas en matrimonio se hace almas-sacramento, pues el Sacramento son la pareja, varón y mujer, cuya unión es consagrada al Señor y donde Yo en la persona del sacerdote entrego esa unión como mediador al Eterno Padre, y los hijos de un matrimonio son hijos nacidos en el orden y en la gracia.

Por eso debes orar por los matrimonios para que varón y mujer profundicen esta vocación, que es un llamado que nunca se acaba (durante el curso de la vida terrestre). Un llamado para amar siempre, amar para procrear, amar para servir, amar para amar.

Pequeño, en este Sacramento del matrimonio, que seguidamente se transforma en familia, se crea una unidad de amor, y esta unidad es un reflejo del Amor Trinitario. Por eso Satanás se afana buscando, por todo medio, acabar con el matrimonio y la familia. El divorcio, el adulterio, la fornicación, la infidelidad, son ataques del enemigo a la familia, proponiéndoles a los hombres una vida fácil sin amor, sin cruz.

Es egolatría total, y de esta egolatría nace el aborto, las aberraciones contra la naturaleza y toda clase de concepto (con el) que quieren nada más que invertir la imagen de la familia a una imagen de bestialismo total (la acción de la bestia en los hombres).

El Sacramento del Matrimonio es varón y mujer. El (mal llamado) matrimonio de Satanás y el anticristo es todo lo contrario.
La familia de Dios es: padre, madre e hijos. La familia del anticristo es todo lo opuesto.

El Sacramento del Matrimonio es un llamado al amor y la procreación
según el deseo del Padre. La unión ilícita del anticristo es desorden, lujuria, desobediencia y, como fruto, la muerte.
El fruto del Sacramento del Matrimonio entre varón y mujer es vida, amor y bendición.

Hijito,  dile a mi pueblo que reconozca, con espíritu diligente y corazón orante, las obras del enemigo, para que vean las señales de los tiempos y no se dejen confundir.
Pequeño, ora por toda la persecución a la familia que cada día se agrava más. Pequeño, mi pueblo no quiere conocer la Verdad, conocerme a Mí.

Ora por el Santo Padre y por todos los sacerdotes; ora por los religiosos y religiosas; ora por todo Mi Pueblo Fiel, para que defienda con valentía, como lo hizo Mi Amado Padre Nutricio San José y Mi Madre María, la joya del Señor: la familia y el matrimonio.
Te amo y te bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén
Ave María Purísima, sin pecado concebida.


Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
24 de Junio de 2016

Mi Sagrado Corazón es la fuente de la Eterna Sabiduría.

Mi Sagrado Corazón les concederá la Gracia del Don de la Sabiduría, si la piden con fe, para que, con la Eterna Sabiduría, disciernan, conozcan y vivan Mi Divina Voluntad, que es el Amor, que es Misericordia, que es Santidad.

Hijitos, Mi Sagrado Corazón desea almas reparadoras, almas eucarísticas, almas que se entreguen en sacrificio, todos los días de vuestra vida, por las demás almas que aún no Me conocen, por las almas que viven en pecado, por las almas que viven sin Paz, por las almas que viven rechazando Mi Amor.

Pequeños, recuerdan el mensaje de San Juan el Bautista, penitencia y conversión, ese mensaje vuelve a resonar en toda la Tierra, con Mis Llamados de Amor y las Manifestaciones de Mi Santísima Madre en todo el mundo, penitencia y conversión, para que vivan en santidad y para que vean los hombres, en vosotros, el testimonio de una vida entregada, de corazones que perdonan, de corazones que aman, de corazones que viven en Mi Paz.

Oren, pequeños Míos; oren a cada momento; la oración nunca acaba; la oración debe ser permanente y constante; oren por vuestra conversión; oren para que el Espíritu Santo les ayude a vivir en santidad; la santidad que brota viviendo Mi Divino Querer, viviendo los Mandamientos, viviendo el Evangelio.

Hijos, les amo y les bendigo, y recuerden la conversión y la penitencia es Mi Mensaje para el mundo entero antes de Mi Regreso. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.



Unidos en los Corazones de Jesús y María

GUSTAVO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-