BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 10 de septiembre de 2016

QUINTO LLAMADO: REPARACIÓN NACIONAL DE SEPTIEMBRE

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Hace mucho tiempo que el mundo hubiera dejado de existir si Dios en Su infinito amor y misericordia no nos hubiera dado la Preciosísima Sangre de Jesucristo, Su Unigénito, como antídoto a los pecados de los hombres. Es por virtud de ese único sacrificio en la cruz – recreado en el Altar del sacrificio, de donde proviene la vida de la palabra “reparación”. En efecto, Dios en Su infinita misericordia, no queriendo que nadie se pierda, ha otorgado a la humanidad el privilegio que solo un hombre pueda rezar y obtener misericordia para otros. Es en base a esta Divina Misericordia que el Cielo en sus modos inescrutables de buscar siempre la posibilidad de la salvación de los hombres, ha seleccionado anualmente unos días del mes de septiembre para la reparación de nuestros pecados y los del mundo entero.
La reparación del mes de septiembre es un periodo de 5 días y noches, de oraciones, sacrificios, vigilias, de compartir la Palabra de la vida y el alimento. Es un momento en el que la adoración eucarística se convierte en el centro de todas las actividades. Es un momento de solemnes reflexiones sobre cuánto nos hemos alejado del camino del verdadero amor. De hecho, es un encuentro de los pecadores, quien en el abismo de sus miserias, están suplicando misericordia y la gracia para ser mejores. Les puede complacer saber que es el tiempo de rendir cuentas de nuestra administración anualmente. Es también un momento de gracia y bendición – cuando los sencillos de corazón son profundamente bendecidos por el amor y la misericordia de Dios. Verdaderamente, nuestro Señor Jesucristo considera, a través de este santo ejercicio, la “Reparación de Septiembre” en cada año, que sea un evento anual donde Sus hijos de todo el mundo se unan para rendirle cuentas de su administración y para que sean fortalecidos por la gracia sobre el pecado y para servir al Señor por el periodo de un año.
Los eventos más destacados son: la Celebración del Triunfo de la Santa Cruz, cuando algunos candidatos son consagrados a la Preciosísima Sangre como Sus consoladores de por vida. Y, la Festividad de los Dolores de la Virgen – cuando algunos consoladores que han luchado por un mínimo de tres años o más, y que han sido formados según las especificaciones dadas por el Cielo, se les permite recibir la Rosa de la Perfecta Pureza – como un signo visible de su futura recompensa en el mundo venidero. También se experimenta la noche de la Pascua en la que la Preciosísima Sangre de Jesucristo triunfó sobre el pecado y la muerte. Es la celebración del nacimiento del Reino Glorioso de Dios en la tierra y el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.
NUESTRO SEÑOR NOS HABLA DEL POR QUE FUE INSTITUIDO EL MES DE REPARACION DE SEPTIEMBRE.
En el primer mes de Reparación de Septiembre, cuando triunfó el nacimiento del Reino de Cristo en la tierra y del Inmaculado Corazón, el Señor dijo: “Hijos míos, hoy hace algunas horas, el Glorioso Reino de Paz ha nacido al mundo. Felices aquellos que son llamados a celebrar esta Gran Fiesta, el Nacimiento del Reino Glorioso y Mi Reino en el mundo. Que afortunados son ustedes en ver este día. Qué alegría tan grande escuchar que en estas tierras suyas, ustedes son los primeros en celebrar esta Gran Fiesta, el Nacimiento de Mi Reino Glorioso. Hoy, se han cumplido todas las profecías de estos tiempos; aquella de la plenitud de los tiempos, que vendría el Reino de paz y el Triunfo del Inmaculado Corazón de Mi Madre. Hoy, sus propios ojos han visto este día. Felices aquellos cuyos ojos se abrieron para ver este gran privilegio…
Hijos, ustedes están llamados a celebrar este nacimiento año tras año. Cuando entren en la Era de paz, los sobrevivientes les preguntaran: ¿qué significa esta Gran Fiesta? Y ustedes les responderán, es la Fiesta del nacimiento de esta Era de Paz en la que ustedes están viviendo, cuando Jesucristo Agonizante derrotó la iniquidad y condujo a Su gente por el camino angosto y áspero de este mundo pecador hasta esta Tierra de paz.
Hijos, llamo a todos los hombres a celebrar esta Gran Fiesta. Ustedes deben celebrarla con la Fiesta de nuestra Señora, Mi Madre Dolorosa. En los días venideros, ustedes verán con sus propios ojos la manifestación del triunfo del Inmaculado Corazón de Mi Madre Dolorosa que ustedes hoy celebran. Hijos, este Nacimiento de Mi Reino Glorioso trajo el Triunfo del Inmaculado Corazón. Celebrando el nacimiento de Mi Reino Glorioso, también están celebrando el Triunfo del Inmaculado Corazón de Mi Madre.
Hijos, llamo a todos los hombres a celebrar esta Gran Fiesta. Unan a toda la casa de Israel para celebrar esta Gran Fiesta. Hijos, esta Gran Fiesta permanecerá PARA SIEMPRE. En esta gran Fiesta, dejen que Mi gente se consagre a Mi Preciosa Sangre. Deben ser aquellos que han escuchado Mis Suplicas Angustiosas y han prometido con sincero corazón ser consoladores durante toda su vida.
ADVERTENCIA:
Hijos, asegúrense en seguir las órdenes que les doy para celebrar esta Gran Fiesta en los años venideros.
PROMESAS:
1.- Yo me recordaré de aquel sacerdote que reúna a Mi pueblo para celebrar esta Gran Fiesta, cuando él se encuentre con el Dragón Rojo.
2.- Yo Me recordaré de aquel que guíe a Mi pueblo a celebrar esta Gran Fiesta cuando él Me llame.
3.- Yo Me recordaré de todos los que celebren esta Gran Fiesta cuando ellos se acerquen al gran mar rojo de sus vidas.
Hijos, Yo soy Jesucristo Agonizante, que los llama a celebrar el nacimiento de Mi Glorioso Reino.”
Jesús, 14 de septiembre de 2000.
“Mis hijos, grande es la Fiesta en el Cielo por el nacimiento de Mi Reino Glorioso en la Tierra. Vean los Santos y los Ángeles están regocijándose en adoración; felices son los pequeños que conocen este favor y se regocijan con los Santos. Hijos, hoy los llamo a regocijarse. Regocijarse porque este día es santo; hijos Míos, porque su esperanza está asegurada. Yo les digo, regocíjense, porque ustedes han visto el Triunfo de la Santa Cruz.
Hijos, ¿que impedirá entonces su gozo? Yo les digo quítense todas sus cargas. Dejen a un lado el peso del castigo venidero. ¡Regocíjense! Yo les digo, canten de júbilo con el Cielo porque la victoria es de ustedes los que permanecen en Mi amor.”
Jesús, 14 de septiembre de 2001.
Queridos amigos, que más les puedo yo decir que esto: que la Reparación de Septiembre es mejor experimentarla que hablar de ella. ¡Oh! Esta es la esperanza de la humanidad porque los numerosos pecados cometidos diariamente desafían al justo Dios a castigar al mundo sin recurso de la justicia. ¡Ven! ¡Vengan todos! Vamos todos a unirnos para reparar por nuestros pecados y los del mundo entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-